domingo, 27 de octubre de 2013

Sevilla, una ciudad con tradición de Manolas, visitada por Armando Escobar Olemdo

Las acciones que sobrevendrán con el nombramiento de Salvatierra Pueblo Mágico son en el sentido de relacionar las tradiciones de la ciudad con otras ciudades del mundo para recibir el turismo receptivo que queremos.
Una acción importante será invitar a la ciudad de Sevilla, España a que nos muestre la tradición de las Manolas, o Majas que ellos guardan para celebrar en cada una de sus ferias.
Y para llevar a cabo esa invitación podremos emplear la mediación diplomática de un salvaterrense que pasó largo tiempo en los archivos históricos del municipio de Sevilla, don Armando Escobar Olmedo, quien ahora nos obsequia con estos recuerdos de su estancia como investigador por esa parte de la península Ibérica, allá en la década de los ochentas. A continuación el texto de su colaboración en el blog de Arcadia Salvaterrense.

Desmemorias

Payo: Me comentaba hace poco un familiar del milenio pasado que le reseñara algunas impresiones de mis últimas andanzas del anteaño en las tierras hispanas  en la búsqueda documental que allá me llevó y le ilustrara con algunas imágenes las mismas para compartirlas, cual si fuera cafetosa charla portalera.
 Así lo hice y con gusto rememoré la maravilla que es Sevilla. Y comencé no en lo antiguo sino en la modernidad incrustada en la vieja Hispalis.



Metropol Parasol
Una imponente estructura de madera de 150 metros de largo, 70 de ancho y cerca de los 30 de alto construido por Jürgen Mayer en la Plaza de la Encarnación. Por su forma de hongos se le conoce popularmente como las “Setas de la Encarnación” Tiene en la parte subterránea un Museo (el Antiquarium), En el nivel de la calle está un mercado de abastos y un área comercial, sirve además para diversos eventos culturales o simplemente para pasear o admirar en su planta alta la sevillana ciudad.

En esta vista se aprecian las escaleras por las que se accede a la planta media del Parasol. Un elevador lleva a la parte alta en el que se puede recrear la vista de la ciudad, sea de día, tarde o noche.
En esta vista se aprecia la pasarela de la parte superior que permite recorrer el parasol. Se observa a lo lejos la Giralda ya iluminada en el anochecer sevillano y a su lado la impresionante catedral. A la derecha se ve la Iglesia de la Anunciación.
Una vista más de la pasarela del Metropol Parasol, al fondo se  la torre de la iglesia de san Pedro
Como se aprecia, bien estructurado, lo moderno convive con lo antiguo respetando el entorno y dejando su impronta…
Armando M Escobar Olmedo

1 comentario:

Xarenny Rodriguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.