martes, 2 de marzo de 2010

Salvatierra en la Independencia por Vicente Ruiz Arias

3.- Cuando se inició la guerra por la Independencia, la ciudad de Salvatierra vivió algunos momentos críticos como consecuencia de esta lucha armada. Fueron los realistas quienes durante esta época dominaron la plaza con la colaboración del vecindario. A partir del año de 1812 don Agustín de Iturbide inició su campaña por el Bajío para exterminar a los insurgentes y fue hasta el 29 de abril de 1813, según la Gaceta de México, cuando el virrey don Félix María Calleja nombró al coronel Iturbide, comandante de las Armas de toda la Provincia de Guanajuato.

Para que las milicias fueran más efectivas y tuvieran el apoyo moral y económico de las poblaciones se formaron los Cuerpos Mixtos Urbanos de Realistas, fieles a la Corona, que se integraban con vecinos voluntarios, dotándolos de abastecimientos los propios vecinos de la ciudad. Conforme a este plan, el 23 de agosto de 1813, Iturbide se dirigió a Callejas desde Salvatierra para proponerle que, en vista de ser muy estimable los rendimientos de la Hacienda Pública en la Villa de San Miguel, Salamanca, Acámbaro, Salvatierra, Valle de Santiago, Pénjamo y aún Piedragorda, ellos estarían contribuyendo a organizar la fuerza militar para la seguridad de esta provincia. Una vez ya formado el Cuerpo Mixto Urbano de Realistas, y encontrándose Iturbide en Salvatierra, escribió en su diario la siguiente nota: "Enero, sábado seis 1815, los realistas de esta ciudad han jurado hoy por Generala de sus armas a la Santísima Virgen de la Luz, protectora de este suelo, y en acción de gracias por el establecimiento de la guarnición se ha celebrado una solemne función de Iglesia, con sermón y asistencia de los prelados, oficialidad y todo el vecindario".

El señor cura Espinoza logró registrar, en 1935, algunas tradiciones de los vecinos que se refieren al Generalato de la Virgen de la Luz. Le contaron unas señoritas Martínez, a quienes alcanzó entrevistar en su avanzada edad (sobre 90 años) y como prueba de lo que informaron conservaban varias cartas y algunos objetos de Iturbide . "Que sabían, por haberlo oído decir a sus padres, que cuando atacó la plaza en 1812, mandó fusilar al Abuelo de ellas por considerarlo insurgente y que cuando vino más tarde a ofrecer el bastón de mando a la Virgen de la Luz, se hospedó en la casa de sus padres con quienes cultivó después amistad y a quienes llenó de honores, como para compensarles de la muerte del Abuelo". "Me decián que cuando vino a rendir el homenaje a la Santísima Virgen de la Luz, le acompañaba poca tropa, casi una escolta, en cuya presencia hizo la entrega de las prendas a la imagen y que por la tarde anduvo en un coleadero por el rumbo de la Esperanza..."

Esta tradición nos completa la nota que escribió Iturbide en su diario militar, pero encuentro otra información, y cotejándola con otras parece indicarnos que cuando pasó el Ejército
Trigarante por Salvatierra, Iturbide confirmó el Generalato de la Virgen de la Luz, imponiéndole una banda, según testimonio de la religiosa capuchina, sor María Teresa, quien regaló al señor cura Espinoza una pequeña cruz de oro que había traído el mismo Iturbide como obsequio que había hecho a la madre superiora.

Cuando se consumó la Independencia, la plaza fue ocupada, por órdenes de Iturbide, por los generales Quintanilla y Lamadrid el 9 de marzo de 1821, y dos días después se proclamó la Independencia en la Hacienda de Pantoja (Valle de Santiago), por el antiguo realista don Anastacio Bustamante, y en San José de los Amoles por don Luis Cortazar, quienes se dirigieron a Salvatierra para integrarse con el Ejército Trigarante.


Si el Generalato de la Virgen de la Luz no lo registra la historia, pero si la tradición oral, fue porque el contingente trigarante estaba compuesto por un mínimo de soldados realistas, y en su mayoría eran grupos de indios y labradores que acompañados de sus mujeres y niños, marchaban en procesión cantando alabanzas y rezando oraciones y llevando estandartes con diferentes imagenes de las provincias de donde eran originarios. Esta circunstancia y por razones políticas no se menciona a la Virgen de la Luz, pues fueron únicamente algunos soldados del Cuerpo Mixto de Realistas de Salvatierra los que se incorporaron al Regimiento de Celaya, y quienes portaron en el brazo derecho un listón llevando la leyenda de la Virgen de la Luz, como imagen de su devoción.

El 21 de octubre de 1821, cuando don Juan José Bermúdez juró la Independencia Nacional en Salvatierra, como alcalde primero de esta ciudad, se celebró una misa de acción de gracias en honor de la Virgen de la Luz, por haber llevado a buen término aquella lucha armada.
Ruiz Arias, Vicente. "Historia Civil y Eclesiástica de Salvatierra, Estado de Guanajuato" Edición del Autor, México, 1976 pp 60-61.

No hay comentarios: