jueves, 11 de marzo de 2010

Alcocer falla en la base de la formación cultural, La Lectura

He conversado con Juan Alcocer Flores en dos ocasiones, y la percepción que tengo es que no refleja una formación surgida de la lectura. En la inauguración de la biblioteca comunitaria "Jesús Guisa y Azevedo", en Salvatierra, su discurso sólo dió cifras de inversión en la infraestructura, ante un público conformado por estudiantes de secundaria y, ahí mismo, Francisco Guisa, orador invitado, mostró lo que logra el buen retórico con sus oyentes, haciendo gala de tropos literarios, poesía y mensaje del valor de la cultura; el público adolescente vivió con interés la solemne inauguración.
Lo escuché en otro discurso pronunciado a los directores de las bandas de viento de Salvatierra, en una quinta campestre de la comunidad de San Felipe, un lenguaje que no entonó con los maestros, lo escucharon sonrientes, pero nada más y, eso, a pesar de referir su proyecto estrella de "una banda de viento para cada municipio", con una inversión millonaria con miles de instrumentos adquiridos.
De las actividades de los agentes del desarrollo cultural: directores de museos, de casas de la cultura, de escuelas de música y demás, quienes se reúnen periódicamente, sé que de ahí no surgen alianzas regionales de apoyo mutuo. A una reunión de ellos, el entonces Director de la casa de la cultura de Salvatierra en la administración anterior, me sugirió la idea de que presentara los resultados de proyecto de recorridos culturales para crear una ciudad educadora. Una actividad de explicación del centro histórico a los niños y jóvenes, que en dos años, entre 2008-2009, asistieron 4000 personas, entre estudiantes de todos los niveles educativos y organizaciones sociales.
Con el proyecto de la investigación para la conservación del patrimonio cultural edificado, premiada en la edición XVII del Premio a la Conservación, tomado el libro --publicado con recursos de la Dirección de Atención Ciudadana del Gobierno de Guanajuato--, como un manual de visita al templo parroquial y, además, pasando durante el itinerario a visitar las casas natales de los literatos salvaterrenses, ejercitando la lectura de comprensión con sus poemas, el recorrido concluía en la biblioteca regional "Federico Escobedo"; me dí cuenta de dos cosas: la primera, de que la biblioteca más visitada en estado era la de Salvatierra, a consecuencia de mi labor voluntaria como responsable de la comisión de cultura del Consejo Municipal de Participación Social en la Educación; la segunda, que la solicitud manifestada por el entonces Director de la casa de la cultura de Salvatierra, para presentarlo como un proyecto exitoso en las reuniones de los directores de las dependencias paramunicpales de la cultura en el estado, fue rechazada directamente por el personal de la oficina del director Alcocer, esgrimiendo que me caractarizaba una espontánea inclinación a la crítica.
En la edición X al Premio a la Conservación en el 2009, volví a participar obteniendo el primer lugar en la Categoría de Casa Habitación mejor conservada. Y, ahora, simplemente ya ni el intento de continuar elaborando una investigación sobre esta casona señorial, que es un fachada urbana emblemática para los salvaterrenses, viene a mis inquietudes de educación del patrimonio cultural, sé de antemano que en el Instituto Estatal de la Cultura hay prácticas selectivas de apoyo al trabajo cultural, que son, por decir lo menos desalentadoreas.
La falla imperdonable de la gestión de Alcocer es en la promoción de la lectura, pues editar un blog cultural es para que sea leído, y quienes deben enseñar el gusto por la lectura están fallando, pues intuyo que ni Alcocer lee cinco páginas dirarias de un tema universal.

1 comentario:

Emilia dijo...

Leo con interes el documento Alcocer falla en la base de la formación cultura, La lectura.
Y leo una falla muy grande de sintaxis y de la construccion de juicios en el documento, lo que hace contradictorio el mismo.
Creo que el trabajo de usted tiene un reconocimiento del IEC, por que el premio al patrimonio lo da una de las direcciones del Instituto de Cultura del cual ha sido merecidamente galardonado su trabajo.

La cultura la construimos todos, por lo cual celebro el que usted realice muchas visitas a las bibliotecas que por años estuvieron olvidadas y en esta administracion se ha hecho un trabajo fuerte dignificando primero, el trabajo del bibliotecario.

Finalmente quisiera poner de manifiesto que estoy de acuerdo con usted en que el problema de la convocatoria de las becas es un error por el que tiene que pedir disculpas la institucion.

Seria terrible para nuestra sociedad estar en una inercia y permitir que todos los proyectos fueran realizados por quienes tienen la resposabilidad de los recursos.