sábado, 21 de diciembre de 2013

Luis Ferreira Correa, seminarista en los tiempos de la cristiada, párroco de Salvatierra

     Por Vicente Ruiz Arias
 "Historia Civil y Eclesiástica de Salvatierra", 1976
     
Partido en el campo Reforma, CYRSA contra
Club de Leones. Inauguran el cura
Ruperto Mendoza y el padre Luis
Ferreira.
     El señor cura don Luis Ferreira Correa fue nombrado vicario coadjutor en febrero de 1970 por encontrarse delicado de salud el señor cura Ruperto Mendoza. La labor del P. Ferreira desde cuando llegó a Salvatierra fue notable por su iniciativa en la obra material y espiritual de la foranía y parroquía.   

El padre Luis Ferreira en la primera bateada,
en el pitcheo el señor cura Ruperto.
    Nació en la ciudad de Pátzcuaro el 10 de octubre de 1914, en donde cursó sus primeros estudios en el colegio del Sagrado Corazón. Pasó a la Escuela Apostólica de Morelia, Mich., y terminó su preparación en la Escuela Belisario Domínguez para continuar en el Seminario Tridentino. En tiempos del conflicto religioso pasó al Seminario de Moctezuma, Nuevo México, EEUU. donde estudió teología y filosofía y se ordenó el 16 de octubre de 1943.
     
Madrinas del Club de Leones
   Por encontrarse enfermo regresó a su tierra natal y tiempo después con la previa autorización de los médicos que lo atendían pasó a Jalapa, Ver. en donde fue invitado para la fundación de la Congregación de los Legionarios de Cristo, donde establecieron su primer seminario. Esta labor fue fructífera porque lograron en poco tiempo fundar los seminarios en España y en Roma, Italia. Recibió del Vaticano el nombramiento de Vicario General por lo que no tuvo residencia ni reposo al viajar con regularidad en Europa por lo que agravó de su padecimiento y regresó a Pátzcuaro.
     
Foto con madrinas del equipo Leones
     Por decreto de la Santa Sede el provincial fray Juan de la Inmaculada Concepción  de la Orden de los Carmelitas Descalzos entregó el 10 de junio de 1954 el templo del Carmen de Salvatierra al Arzobispado de Morelia. Como no fue posible cubrir esta capellanía de inmediato por la Mitra, cubrieron esta ausencia los religiosos fray Antonio de la Cruz, fray basilio y el hermano fray Domingo de San José y fue hasta el 1 de septiembre de 1958 cuando recibió el P. Ferreira el templo del Carmen de Salvatierra.
     
Carlos Nava y Pepe Velarde del equipo
del Club de Leones.
     Se empeño en reconstruir el convento con la ayuda y participación de los feligreses. Buscó la integración de grupos juveniles, planteando actividades de orden recreativo y cultural. Con la autorización del Presidente Municipal procedió a la construcción de la capilla del cementerio municipal San Elías.
     El 10 de octubre de 1968 celebró sus Bodas de Plata Sacerdotales y el año siguiente entregó el templo del Carmen a los religiosos.     
El equipo de CYRSA
     Con lo anterior se llega a la conclusión que los méritos y servicios del P. Ferreira fue la razón para nombrarlo Vicario Coadjutor del señor cura don Ruperto Mendoza, con firmándole tiempo después el nombramiento de párroco. El 7 de agosto de 1971 tomó posesión del nombramiento de Canónigo Honorario de la Basílica Colegiata de Nuestra Señora de la Salud de Pátzcuaro, patrona de la Arquidiócesis de Morelia, por el señor arzobispo doctor don Manuel Martín del Campo y Padilla.
     Con motivo de la celebración de las fiestas del 25 aniversario de la coronación de la Virgen del Rosario, el comité de festejos de las fábricas "Carolina y Reforma, S. A." invitaron al excelentísimo señor cardenal don José Garibi Rivera por lo que el 22 de noviembre de 1970 visitó por segunda ocasión esta ciudad.
     Siendo uno de los propósitos del P. Ferreira continuar la labor de sus antecesores y hacer una campaña a nivel nacional para levantar y promover el culto a la Virgen de la Luz, solicitó la ayuda de salvaterrenses radicados en varias poblaciones de la República y en los Estados Unidos. Con este propósito el 10 de agosto de 1971 salió a Indiana, California para terminar una gira de trabajo de 22 días que concluyeron en Chicago, Illinois en donde organizó un comité de Uniones Salvaterrenses quienes le brindaron su colaboración y aprecio durante su estancia. Los planes del P. Ferreira seguramente quedaron en suspenso por el corto periodo que administró el Curato. Renunció en noviembre de 1972 y pasó al templo de la Resurrección en la ciudad de Celaya.  

No hay comentarios: