sábado, 24 de marzo de 2012

La antigua casona de los Herrera Guzmán

Vista de la puerta principal de acceso a la casona en Madero Nº 303

Vista de un arco del corredor que despeja la vista a un viejo árbol de limones, como era costumbre en las casonas del centro de la ciudad de Salvatierra.


Arco cruzado en la esquina, una técnica muy difundida en las casonas de Salvatierra. Vemos un piso rural en la casona de los propietarios de la Hacienda de Santo Tomás Huatzindeo, la familia Herrera Argomedo.

La familia de los Argomedos emparentó con la familia más importante de Querétaro a fines del siglo XIX, una hija se casó con Cayetano Rubio Rubio, para entonces el industrial textil más rico de la región.

Para algunos cronistas, el redondel que se aprecia en la casona se construyó de esa manera para dar funciones de tablao flamenco, actividad artística que eran frecuentadas por las familias de hacendados e industriales españoles de finales del siglo XIX.

Al final de corredor se ven dos estudiantes de los cursos abiertos de ingeniería que impartió el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Salvatierra en este inmueble en 2012.

Rampa de acceso para pasar del redondel del patio central al corredor, un diseño para facilitar las funciones artísticas de la casona que fue de la familia de los Argomedo, primeros en instalar la energía eléctrica a su fábrica textil y que dió servicio de alumbrado público a las calles de la ciudad desde 1903. 

2 comentarios:

Escipio César dijo...

Se solicita de la manera más atenta a este blog, corrija inmediatamente el error garrafal de que esta casona fue de la familia Herrrera-Argomedo, lo que es totalmente FALSO. Esta casona peteneció la Sra. María Herrera Ruiz, hija de D. Francisco Herrera y Díaz Barriga y nieta de D: Pedro Herrera Márquez. Esta casona nunca fue ni ha sido de ninguna familia Herrera-Argomedo. es un FAKE NEWS. Corrijan porfavor, porque ya molestaron a los descendientes de la Sra. maría Herrera.

Pascual Zarate dijo...

Efectivamente los Argomedo nada que ver con esa casa, tal vez la gente penso que hera de Javier Herrera Argomedo, el tuvo problemas de una trampa que le tendieron para quitarsela, pero ¡Oh sorpresas! no era de él; Javier llego a vivir ahi cuando se caso con Emma mi prima, ( los dos son mis primos). Haciendo historia segun mis neuronas medio muertas, esa casa creo que se construyo o se restauro por 1874, ahi en 1894 vivia Francisco Herrera Diaz-Barriga recién llegado de Queretaro o de la Hacienda de San Lucas, y se instaló en esa casa mientras terminaban de acondicionar la casa de Madero e Hidalgo que le heredo su papa Pedro Herrera Marquez , ha de haber cambiado en 1904. Después, no se cuanto tiempo, estuvo viviendo el sr. Cura Lemus y su sobrino Jorge Diaz-Barriga ( se caso con Esther Herrera Arrgomedo ). Al tiempo la compro doña Josefina Malagon de Flores ( esposa del Dr. Rafael Flores Rico) .
Precisiones sobre las noticias de las casonas. Para Escipio Cesar
"Yo estuve viviendo en esa casa de 1948 a diciembre de 1954, en 1952 mi papa se llevo el taller a Abasolo, Gto. y paso a ocupar media casa mi tio Ramon Ruiz Argomedo, hasta que murio. No se si recuerdes cuando subiste un video del arq, Larrea comentando sobre las casa de Madero de Morelos a Hidalgo habia una controversia sobre esa casa y luego que platicamos rectifico . Despues de mi tio Ramos paso a vivir mi tia Maria Herrera Ruiz que le compro la casa a doña Josefina, luego mi tia se la dejo a Emma una de sus hijas y Emma se la da a su hija Lupita que es la actual propietaria. Por ahi he encontrado en otras fotos o comentarios agunas cosas que no cuadran pero nadie las ha notado, por ejemplo: La Hacianda de Santo Tomas fue comprada por Rafael Herrera ( que fue el Patriarca de los Herrera en Salvatierra y en Queretaro) a los Padres Agustinos de Celaya en 45, 000.00 pesos oro y tenia una extension de 43 452 hectareas aproximadamente
. Espero que estos datos te sirvan para tus propósitos. porteriormente te mandare un articulo de el Universal que se llamo "El Trigo y la Intriga" que es la causa del porque andamos por acá, saludos."
Atentamente José Carlos de Aguinaga Herrera